Aprender la meditación trascendental

No es difícil aprender la meditación trascendental. Si está buscando escapar del torbellino de teléfonos celulares que suenan, los atascos del tráfico y los niños que gritan, la meditación trascendental puede proporcionar una escapada pacífica de la locura de la vida cotidiana.

En 1958, Maharishi Mahesh Yogi introdujo formalmente su técnica de meditación trascendental. Desde entonces, ha escrito varios libros, ha dado conferencias y ha realizado giras por todo el mundo y ha formado a más de 40.000 profesores. La meditación trascendental se practica ahora en el lugar de trabajo, en el hogar y en entornos médicos. Además, los médicos y profesionales de la salud prescriben cada vez más la meditación trascendental como medio para combatir los trastornos de ansiedad y el estrés.

Quizás se esté preguntando qué es la meditación trascendental y qué la hace diferente de otras formas de meditación. Uno de los elementos más emocionantes de la técnica de meditación trascendental es que es tan simple y fácil de practicar. Con el enfoque y la dedicación adecuados, puede aprender la meditación trascendental en cuestión de momentos.

Básicamente, durante la sesión de meditación, su cuerpo entra en un estado de relajación profundo y pacífico, mientras mantiene el estado de alerta y la claridad. Primero, la persona elige una palabra o imagen en la que enfocarse, tal vez un símbolo religioso o cultural que tiene un significado especial. A medida que la persona repite esta palabra o imagen una y otra vez, el cuerpo desciende a un estado cada vez más profundo de descanso. La sesión puede durar entre 10 minutos y una hora y debe realizarse en un entorno tranquilo y relajado, con un mínimo de ruido y distracciones.

Ninguna otra técnica de meditación ha sido tan estudiada e investigada. Durante la meditación trascendental, el cerebro cae en un patrón de ondas cerebrales theta (similar al sueño y la relajación profunda), que luego se traslada al estado de vigilia. Los beneficios físicos incluyen una mayor comprensión mental, concentración, retención y creatividad. Otro beneficio interesante es la reversión real del proceso de envejecimiento. En un estudio realizado por el International Journal of Neuroscience, la edad biológica de los practicantes de la meditación trascendental era, en promedio, doce años más joven que su edad cronológica. La meditación trascendental también tiene efectos positivos sobre la edad y las condiciones relacionadas con el estrés, como el insomnio, la presión arterial alta, la disminución de la agudeza visual, la pérdida auditiva y la disminución del flujo sanguíneo cerebral.

Es interesante notar que los seguidores de todas las religiones eligen aprender la meditación trascendental. Aunque tiene raíces en el hinduismo, la técnica de meditación trascendental se puede aplicar a cualquier contexto cultural. De hecho, a quienes aprenden la meditación trascendental se les anima a adaptar símbolos que tengan significado y profundidad para el individuo. Por ejemplo, un rabino puede optar por centrarse en un símbolo o una imagen arraigada en el judaísmo para mejorar la eficacia de la sesión. Por el contrario, un agnóstico puede elegir una imagen de la naturaleza como un hermoso prado o una puesta de sol para lograr la relajación. La belleza de la meditación trascendental es su flexibilidad.
http://www.meditationandmore.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.