Meditación para la comunion

Descripción general de la meditación y su importancia para la comunión

La meditación es sinónimo de serenidad. Es un proceso que implica concentrarse en un sonido, su respiración o un objeto. La idea de la meditación es concentrar o enfocar sus pensamientos en una sola cosa relajante durante un cierto período de tiempo. Por lo general, puede durar entre quince y treinta minutos.

La meditación también se considera una habilidad. Por eso, es necesario practicar con regularidad para lograr resultados satisfactorios y positivos. La meditación realizada durante períodos de tiempo más prolongados puede ayudarlo a construir buenas experiencias.

El objetivo final de la meditación es lograr un estado mental constante. A medida que domine la meditación, su mente podrá alcanzar la tranquilidad del agua en un lugar sin viento. Con la mente quieta durante el proceso de meditación, se revelará su yo interior. Una vez que su mente esté distraída, realice un par de técnicas de respiración para lograr la calma. Fallará todo el proceso si su mente piensa en otras cosas, incluidos chismes internos, comentarios mentales o análisis.

Nunca olvides que durante tu estado de meditación profunda, puedes recordar algunos recuerdos pasados ??enterrados, como el abuso infantil u otros traumas. Nunca se sorprenda ya que es normal. A medida que avanza la meditación, puede convertirse en una experiencia dinámica, placentera y feliz.

La meditación se realiza principalmente durante los cultos, incluida la comunión. Este es un evento en el que se consume la comida de Dios. Es recomendable practicar los rituales de meditación tanto como sea posible por seguridad y comodidad.

Cada iglesia tiene su propia celebración de comunión. Sin embargo, las razones son similares.

Hay muchas otras prácticas para compartir el cuerpo y la sangre de Cristo. Millones de personas en todo el mundo lo están haciendo de diferentes formas. Algunos simplemente se quedan en sus asientos y reciben el pan, mientras que otros van al frente del santuario. Las personas pueden meditar dondequiera que estén antes de recibir la comunión. Pueden adorar en catedrales, pequeñas iglesias de tablas de intemperie, hogares o incluso en prisiones. La comida, generalmente pan y líquido, generalmente jugo de uva o vino, se incorporan al recordar el amor inquebrantable de Dios a través de su hijo Jesucristo. Es un compromiso de compartir y responder a las enseñanzas de Dios.

La mayoría de los seguidores cristianos aprecian y celebran la comunión. De hecho, los cristianos pueden recibir la comunión muchas veces a lo largo de su vida. Algunos incluso reciben la comunión semanalmente. Y cada comunión es significativa. En este evento, los cristianos conmemoran el sacrificio sangriento de Cristo en la cruz. Y participar del pan en la comunión significa compartir el amor incondicional de Dios por la humanidad. Por eso es aceptado con gran meditación y respeto. No puedes recibir la comunión si estás en estado de pecado. Los niños y los adultos antes de someterse a su primera comunión toman el sacramento de la confesión para limpiarse de los pecados.

En alguna organización religiosa, la meditación antes de la comunión se realiza rezando, leyendo las Escrituras o anunciando himnos durante unos cuarenta y cinco minutos. Alguien dirigirá una oración de acción de gracias por el pan. Posteriormente, el pan se parte en muchos trozos y se distribuye. Por lo general, la mayoría de los ancianos lloran por el sacrificio del Señor por la humanidad.

La meditación de la comunión es un arte, un símbolo y una historia que es más poderosa en comparación con los conceptos y las palabras para transformar a las personas. El mensaje de amor de Dios fue propagado por Jesús a todos los religiosos a través de una meditación profunda y devota.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.