historia de meditación

La historia de la meditación

La mediación se considera una de las formas más antiguas de prácticas mentales y espirituales en todas partes. Aunque nadie puede decir realmente cuál es la historia exacta de la meditación, existen algunas especulaciones sobre esta antigua práctica.

La mayoría de los estudiosos y los documentos dicen que la historia de la meditación se remonta a hace unos 5.000 años, cuando los hombres antiguos descubrieron los efectos de la práctica mirando fijamente las llamas de fuego que parpadeaban. A partir de entonces, se desarrollaron varias técnicas de medicación y comenzaron a extenderse por su continente de origen, Asia.

Solo en los años 60 y 70 cuando la meditación se convirtió en un éxito en los Estados Unidos. A partir de ellos, se han extendido tantas variaciones por todo el mundo.

El ABC de la meditación

Un estado en el que una persona está en profunda concentración en un objeto específico de pensamiento o conciencia, la meditación se considera como uno de los medios más antiguos pero más efectivos para relajar la mente, las emociones y el alma. Esta práctica suele involucrar la atención de una persona, lo que le permite convertirse en un único punto de referencia. Debido a su eficacia para llevar la conciencia de una persona a un nivel más alto que el de una persona común, millones de personas en todo el mundo practican la meditación.

La historia de la meditación se remonta a la época en que es un componente muy importante de varias religiones en la parte oriental del mundo. Derivando sus raíces de la palabra latina ‘meditatio’, que significa ‘todo tipo de ejercicio mental o físico’, el significado de la meditación también ha evolucionado a través de los años. Hoy en día, la práctica se conoce comúnmente como ‘reflexión interior’ o ‘contemplación’.

Con el paso de los años, las personas que practican la meditación pudieron desarrollar diversas disciplinas. Estos involucran una gama muy amplia de aspectos psicofísicos y espirituales, o una combinación de ambos, que pueden conducir a esa mejora total del nivel más alto de concentración mental y espiritualidad de una persona.

Las personas que planean entrar en meditación o simplemente están interesadas en sus posibilidades aparentemente ilimitadas deben comprender los conceptos básicos de la antigua práctica espiritual y familiarizarse con las diversas formas de meditación actuales que incluyen ‘Bodhidharma’, ‘Hinduismo’, ‘Fe bahá’í’. , ‘Budismo’, ‘Meditación cristiana’, ‘Meditación islámica’, ‘Jainismo’, ‘Judaísmo’, ‘Sijismo’ y ‘Taoísmo’.

Debido a que se derivan de diferentes culturas, las formas individuales tienen su propia comprensión de la meditación y también tienen diferentes conjuntos de prácticas que la acompañan. En la meditación también es muy significativo notar que estos incluyen requerimientos físicos a través de diferentes posturas físicas para que la práctica se pueda realizar bastante bien.

Las posturas más populares desde que comenzó la historia de la meditación incluyen: sentarse, decúbito supino y de pie. Estas posturas variarán según el origen de la meditación que desees seguir. También es importante tener en cuenta que los elementos involucrados en una meditación tradicional básica han sido una gran parte de la historia de la meditación. Estos cuatro elementos deben incluir un lugar tranquilo, una postura cómoda, un objeto visible al que la persona pueda dirigir su atención y una actitud pasiva para que la práctica sea realmente efectiva.

Desde entonces, la historia de la meditación ha inspirado a muchas personas a aumentar su nivel de espiritualidad y a mejorar el poder de sus mentes. Aunque no existe una prueba definitiva que rastree la historia de la meditación, las personas de hoy y de las generaciones futuras continuarán practicándola debido a los beneficios que aporta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.