Una breve historia de los sueños y su interpretación.

La interpretación de los sueños por los expertos en sueños puede ser casi tan antigua como el sueño mismo. Sabemos que todos los humanos, y muchos animales, sueñan todas las noches, y los humanos siempre han estado fascinados por aprender qué causa los sueños y qué significan.

La interpretación de los sueños se remonta al menos hasta 3000-4000 aC. Sabemos eso porque las interpretaciones de los sueños se registraron de forma permanente en tablillas de arcilla. Se cree que muchos pueblos primitivos fueron incapaces de distinguir inicialmente entre el mundo real y el mundo de los sueños. En muchos casos, estas personas veían el mundo de los sueños como una extensión del mundo físico que los rodeaba, y en muchos casos veían el mundo de los sueños como más poderoso que el de la vigilia.

La interpretación de los sueños era un campo tan importante para el mundo griego y romano antiguo que los intérpretes de los sueños a menudo acompañaban a los generales y otros líderes militares a las batallas. Los sueños se tomaban muy en serio, y los griegos y los romanos en particular a menudo veían los sueños como mensajes enviados por sus dioses.

Los sueños también tenían un contenido religioso en el antiguo Egipto, y los sacerdotes se duplicaban como intérpretes de los sueños. Los sueños estaban entre los elementos registrados por los antiguos egipcios en forma de jeroglíficos. Se pensaba que aquellos cuyos sueños eran especialmente vívidos o significativos eran bendecidos y se les daba un estatus especial en estas sociedades antiguas. Asimismo, se pensaba que las personas que eran capaces de interpretar sueños recibían estos dones directamente de los dioses, y también disfrutaban de un estatus especial en la sociedad.

Hay más de 700 menciones de sueños en la Biblia, y la gente en los tiempos bíblicos veía los sueños como muy importantes. Los sueños y sus interpretaciones se mencionan en muchos de los libros más importantes de la Biblia y otras escrituras sagradas.

En muchos casos, los sueños a menudo se consideraban una forma de profecía. La gente a menudo interpretaba sus sueños como presagios o advertencias y ajustaba sus actividades en consecuencia. A menudo se pensaba que los sueños eran presagios de deidades, mensajes de espíritus o mensajes de almas difuntas. En algunos casos, los sueños incluso se consideraban obra de demonios, destinados a confundir y perturbar al soñador.

Los sueños eran tan importantes que a menudo dictaban las acciones de los líderes políticos y militares, afectando todo, desde el enjuiciamiento de una batalla hasta el resultado de una decisión política. También se pensaba que los sueños proporcionaban pistas vitales a los curanderos, y se usaban en el diagnóstico y tratamiento de todas las formas de enfermedad.

Los pueblos indígenas a menudo consideraban que los sueños eran una forma de comunicarse directamente con dioses y espíritus, y las culturas de todo el mundo todavía utilizan los sueños de esta manera. Mucha gente creía, y algunos todavía lo creen, que durante el sueño el alma abandona el cuerpo y se comunica con el mundo espiritual.

Los chinos eran una cultura que creía que el alma abandonaba el cuerpo cada noche durante el sueño. Creían que si el soñador se despertaba repentinamente, es posible que el alma no pudiera regresar al cuerpo. Es por eso que algunos chinos todavía se muestran recelosos sobre el uso de despertadores. Este es solo un ejemplo de cómo las leyendas antiguas pueden perdurar en el mundo moderno.

Algunas sociedades mexicanas y nativas americanas comparten esta antigua visión de la importancia de los sueños y comparten la creencia en una dimensión separada que se visita durante el sueño. Estas personas creían que sus antepasados ??fallecidos vivían en sus sueños y que podían adoptar formas como animales y plantas. Por lo tanto, los sueños se vieron como una forma de comunicarse con sus antepasados ??recientes y antiguos, y de reunir sabiduría y conocimiento que les serviría en sus vidas de vigilia. Los sueños también se vieron como formas de recopilar información sobre su propósito o misión en la vida.

El respeto por los sueños cambió radicalmente a principios del siglo XIX, y los sueños de esa época a menudo se descartaban como reacciones a la ansiedad, ruidos externos o incluso mala comida e indigestión. Durante este período de tiempo, se pensó que los sueños no tenían ningún significado y el interés en la interpretación de los sueños casi se evaporó. Sin embargo, todo esto cambió con la llegada de Sigmund Freud a finales del siglo XIX. Sigmund Freud asombró al mundo de la psiquiatría al enfatizar la importancia de los sueños y revivió el arte una vez muerto de la interpretación de los sueños.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.