¿Qué es la meditación?

La meditación se puede describir de cientos de formas. Aquí daremos algunas breves explicaciones sobre este aspecto tan extremadamente importante de la armonía humana, la salud y la evolución espiritual.

Tres aspectos de la meditación

1. El primer paso es la relajación o la entrega del cuerpo y la mente para que la mente no esté abarrotada de diversos pensamientos perturbadores y no relacionados.

2. El segundo es la concentración en un área limitada de enfoque mental para comenzar a poder controlar y dirigir la mente hacia el ‘objeto’ de concentración elegido. Por lo tanto, si he elegido concentrarme en Cristo, el concepto de amor o la energía en el centro de mi corazón, mi mente no se preguntará desde ese punto de enfoque hacia otros pensamientos no relacionados con mi vida diaria, necesidades, deseos, el futuro y el pasado.

3. La tercera etapa es la eventual trascendencia de la mente, los pensamientos y toda identificación con el cuerpo y la personalidad. Entonces entramos en un estado de unión super mental con la conciencia divina.

Estos tres aspectos, RELAJACIÓN, CONCENTRACIÓN y TRASCENDENCIA constituyen la base de la mayoría de las técnicas de meditación.

¿Cómo es la meditación?

La meditación podría considerarse cualquier proceso o abstinencia de proceso, que lleva a la mente a un estado de contacto con el yo interior, de modo que sobreviene una sensación de paz interior y plenitud.

Por lo general, nuestras mentes están constantemente preocupadas por sentimientos, ideas, pensamientos, sonidos, imágenes, gustos y experiencias sensuales. Nos enfocamos en trabajar, hablar, pensar, analizar, mirar, preocuparnos, resolver, estudiar, soñar, etc. Somos como barcos que son sacudidos por las olas de las circunstancias, las entradas externas y nuestra programación subconsciente.

En un momento estamos felices, eufóricos por un éxito, una nueva compra o un intercambio afirmativo con un ser querido. En el momento siguiente, la tristeza fluye a través de nosotros: estamos cansados, deprimidos de la vida, aburridos del trabajo, confinados por nuestra familia, devastados por el calor, frustrados con nosotros mismos, enojados con los demás o amargados por las dificultades que la vida nos ha impuesto. . La vida es un flujo incesante de estados de ánimo, pensamientos y percepciones.

Ahora el objeto de tu conciencia es lo que estás leyendo. Y entre líneas pasa a las experiencias de vida, que son estimuladas por las asociaciones que suscitan estas palabras. Entonces los recuerdos pasados ??se convierten en su objeto de conciencia.

La meditación es un proceso en el que dejamos ir estas perturbaciones y nos permitimos hundirnos en nosotros mismos y experimentar el centro de nuestro ser, donde hay una sensación constante de paz y sentimientos de seguridad y amor por nosotros mismos y por todos los demás.

Esto se convierte en una fuente de energía, seguridad, autoestima, libertad, fuerza y ??paz con la que podemos afrontar nuestro día a día. Tenemos mucho que ganar al dedicar 20 minutos al menos una vez, pero mejor dos veces al día para este contacto.

Obtendremos mayor claridad, salud, armonía, felicidad, intuición, comprensión, creatividad y capacidad de resolución de problemas.

El proceso meditativo culmina en la trascendencia del ego y la mente misma, terminando en un estado de contacto con niveles superiores de conciencia o, eventualmente, conciencia pura sin un objeto de percepción.

Si nos preocupamos por nuestros cuerpos y mentes, ellos se preocuparán por nosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.