¿Es la meditación cristiana una forma de hablar con Dios?

La meditación cristiana es una forma de comunicarse con Dios. Los cristianos pueden usar esta meditación para despejar sus mentes de los pensamientos ocupados del día y concentrarse únicamente en adorar a Dios y aprender las verdades de la Biblia.

Hace siglos, los monjes comenzaron a practicar la meditación cristiana leyendo versículos de la Biblia y luego pensando en las verdades de estos versículos. A menudo, le decían los versículos a Dios como una oración. De esta manera, los monjes aprendieron a hablar con Dios en oración y aprendieron a decirle a Dios sus propios pensamientos e inquietudes. Al meditar en los versículos de la Biblia y orar a Dios, los monjes entrenaron sus mentes para pensar siempre en Dios. A esto lo llamaron “contemplación” y les ayudó a tener una relación cercana y amorosa con Dios.

Siguiendo este método de comunicación con Dios, los monjes crearon lo que se llama la ‘escalera de oración’. Los peldaños de la escalera incluían leer versículos de la Biblia, pensar en las verdades de los versículos, orar a Dios y aprender a pensar en Dios siempre.

En la década de 1900, se utilizaron dos tipos de meditación cristiana. Usar un mantra, o una palabra que se repite para ayudar al cristiano a enfocarse en Dios, era un tipo de meditación. Un ejemplo de un mantra sería la palabra Maranatha, que es una palabra aramea para ‘ven, Señor’. Los cristianos también usarían lo que se llama una oración central, que usa una palabra o palabras sagradas para llevar al cristiano a la presencia de Dios. Estos dos tipos de meditación cristiana ayudaron a las personas que los usaban a dejar de enfocarse en sus propios problemas y a volverse hacia Dios para escuchar lo que Él tenía que decirles.

Una mujer llamada Santa Teresa de Ávila creó cinco pasos para ayudar a los cristianos a enfocarse en Dios cuando oran. Estos cinco pasos se conocen como las cinco R.

– La primera R es Listo: este es el paso en el que el cristiano se da cuenta de que está en la presencia de Dios. Para estar listo para continuar en oración, el cristiano agradece a Dios por las muchas bendiciones que da y confiesa cualquier pecado.
– La segunda R es Leer e incluye la lectura de oraciones, libros espirituales y la Biblia.
– La tercera R es Reflexionar. En este paso, el cristiano se enfoca en lo que acaba de leer para acercarse más a Dios.
– La cuarta R es Responder. Es en este paso que el cristiano habla con Dios de manera abierta y honesta sobre lo que ha estado leyendo y pensando. Es el paso más importante, ya que es cuando Dios puede compartir su sabiduría y pensamientos con el cristiano.
– La quinta y última R es Resolver. Es entonces cuando el cristiano agradece a Dios por lo aprendido y cierra el tiempo de oración.

Estos diferentes tipos de meditación cristiana pueden ser útiles para ayudar a los cristianos a encontrarse con Dios, acercarse a Él y aprender Sus verdades. La meditación cristiana no salva a una persona de sus pecados; es una herramienta que pueden usar las personas que ya son salvas para construir una relación más fuerte con Dios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.