Cómo la meditación puede cambiar tu vida

La investigación actual estima que la persona promedio tiene más de 60,000 pensamientos por día, el 90 por ciento de los cuales son réplicas de nuestros pensamientos de ayer. Además, las personas pasan casi la mitad de su tiempo preocupándose y el 90 por ciento de esas preocupaciones nunca se vuelven realidad.

Por otro lado, la mayoría de nosotros puede recordar esos momentos gloriosos en los que experimentamos un amor sin límites, chispas de sabiduría y comprensión; los momentos en los que sentimos total armonía con el mundo que nos rodea y armonía dentro de nosotros mismos. ¡Si tan solo pudiéramos manejar nuestra mente inquieta y aplicarla con mayor eficiencia en el momento presente!

Aprender y practicar la meditación puede liberarnos de preocupaciones innecesarias y enriquecer nuestra percepción y nuestros sentidos. Aunque existen varias tradiciones y técnicas de meditación en todo el mundo, se pueden dividir aproximadamente en cuatro amplias categorías: meditación de concentración, meditación reflexiva (o introspección), meditación de atención plena y meditación creativa.

Meditación de concentración:

La meditación de concentración es la base de todos los demás tipos de mediación. La concentración es vital para superar las distracciones y mantener la concentración mental.

Imagínese vertiendo agua libremente sobre una superficie plana; instantáneamente se convertirá en una mancha de agua poco profunda que se estancará en los puntos de depresión. Pero si canaliza esta misma agua en una dirección y la mantiene bajo presión, puede tener un poder tremendo.

La mente funciona de manera similar. Déjelo vagar libremente y tendrá poca potencia, simplemente llenará el espacio disponible. Sin embargo, la mente concentrada puede convertirse en un poderoso portador de nuestras intenciones.

A través de la capacidad de concentración, la mente puede adquirir mayor calma, estabilidad y claridad para que la confusión, la ansiedad y la falta de atención se conviertan en problemas del pasado. Además, la concentración se utiliza en los otros tipos principales de meditación: atención plena, reflexiva y creativa. Además, el poder de la concentración se puede aplicar para desarrollar habilidades físicas.

Meditación reflexiva:

La meditación reflexiva se puede definir como pensamiento disciplinado. Eliges una idea, situación o pregunta y enfocas tu contemplación en ella. Cuando tu mente se pregunta, la traes de vuelta al tema de tu reflejo con suavidad pero con firmeza.

Este tipo de meditación se usa tradicionalmente para obtener una mayor comprensión de la naturaleza de la muerte, la vida, el significado de la vida o la cuestión de su propia búsqueda mental, ya sean relaciones, un rompecabezas científico o problemas diarios.

El secreto para obtener conocimientos reveladores es su capacidad para dirigir su atención repetidamente al tema elegido y permanecer abierto a lo que surja en su mente a partir de esa experiencia.

Meditación de atención plena:

Mindfulness es un estado de conciencia en el momento presente, cuando tu mente está relajada y consciente de tu experiencia, incluyendo pensamientos y sentimientos, sensaciones y respiración, y acepta todo con una actitud de no resistencia y ecuanimidad. Por lo tanto, puede experimentar todo plenamente sin autocrítica ni aferrarse a su identidad e importancia personal.

La mayoría de nuestros problemas surgen de nuestra falta de conciencia y acciones sin sentido en nuestras vidas.

La práctica de la atención plena puede ayudarnos a mejorar el enfoque y la concentración, mejorar la calidad de nuestra comunicación, manejar el estrés, aumentar nuestra eficiencia y desarrollar la confianza en nosotros mismos.

Meditación creativa:

Mientras que la concentración y la atención plena aportan más atención y conciencia a nuestras vidas, la meditación creativa nos ayuda a transformar y aplicar los hábitos de la mente con mayor eficacia.

La meditación creativa puede ayudarnos a desarrollar y fortalecer cualidades particulares de nuestra naturaleza. También puede invitar a más posibilidades y potenciales a nuestras vidas.

Por ejemplo, la visualización creativa, uno de los métodos más utilizados de meditación creativa, puede ayudarnos a satisfacer deseos personales, como triunfar en la vida profesional o atraer la felicidad.

Nuestra mente subconsciente no distingue entre estímulos imaginativos y de la vida real. Aunque una impresión puede durar solo unos segundos, la mente subconsciente puede desencadenar reacciones emocionales, mentales y psicológicas similares repetidamente. Por lo tanto, al traer imágenes deseables cargadas de emoción a nuestra conciencia, podemos ejercer un control productivo sobre nuestra imaginación e influir en las cualidades positivas de nuestra mente.

Conclusión

Todos sabemos que podemos entrenar nuestro cuerpo físico y desarrollar gradualmente la resistencia y la flexibilidad haciendo ejercicio con regularidad.

Las mismas reglas son válidas para la mente; Numerosos estudios han demostrado que es posible desarrollar una mayor inteligencia, creatividad y otras capacidades mentales.

Con la práctica diligente de la meditación, su mente se volverá más clara, compuesta y poderosa, y podrá aplicarla a cualquier tarea o actividad con atención plena y eficiencia superior.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.