Yoga: una cura para el estrés moderno

Mientras caminamos por la cuerda floja entre la vida moderna y nuestros instintos animales, la raza humana se esfuerza por encontrar el equilibrio. En nuestros cuerpos, nuestras mentes, nuestro medio ambiente, en nuestras vidas. Con nuestros cerebros sobreestimulados y nuestros cuerpos más sedentarios que nunca, muchos de nosotros sufrimos la fatiga y el desequilibrio que proviene del estrés crónico sin una recuperación suficiente. Una práctica de yoga es una excelente manera de calmar los nervios que están en un estado constante de sobrecarga. El yoga puede ayudarnos a tener la capacidad de vivir de manera saludable en medio de horarios agitados y entornos bulliciosos. ¿Por qué parece que a medida que la tecnología evoluciona a un ritmo tan épico, tenemos cada vez menos tiempo a nuestra disposición? Ahora más que nunca tenemos que ir más despacio, aquietar nuestras mentes, respirar profundamente …

El estrés se ha convertido en un aspecto crónico de la vida para muchos de nosotros; y pasa factura. El sistema nervioso detecta una presión continua y permanece ligeramente activado, produciendo hormonas de estrés adicionales durante un período prolongado de tiempo. Esto puede desgastar las reservas del cuerpo y hacernos sentir agotados o abrumados. Con el tiempo, el sistema inmunológico se debilita y causa enfermedades y fatiga, cambios de humor, falta de concentración e irritabilidad. El estrés está implicado en muchos problemas de salud, desde migrañas e insomnio hasta lupus, EM, eccema, mala digestión, aumento de peso, presión arterial alta y ataques cardíacos. En situaciones más leves, un poco de estrés puede mantenernos alerta y ayudarnos a enfrentar un desafío. Sin embargo, en el mundo actual, el estrés crónico e ininterrumpido se ha vuelto predominante y está cobrando un precio tremendo en nuestros cuerpos, ya que disminuye nuestro disfrute de la vida.

En la ciudad viviendo el ruido constante, la electricidad, la radiación, las ondas de radio, los rayos electromagnéticos y los infrarrojos que nos rodean, crean un estímulo omnipresente que afecta al sistema nervioso central. Aún no conocemos los efectos a largo plazo de este ”ruido blanco”. Puede que no seamos conscientes de ello, pero nuestros cuerpos registran todo lo que sucede a nuestro alrededor. En nuestros trabajos y estilos de vida a menudo nos dedicamos a muchas tareas a la vez y sentimos que estamos constantemente en movimiento, y que incluso cuando tenemos un momento libre, parece que no podemos relajarnos realmente.

¿Qué es el estrés?

En una situación desafiante, el cerebro humano responde a los factores estresantes activando el sistema nervioso y hormonas específicas. El hipotálamo (ubicado en el centro del cerebro) envía señales a las glándulas suprarrenales para que produzcan más hormonas adrenalina y cortisol y las liberen al torrente sanguíneo. La frecuencia cardíaca, la presión arterial y el metabolismo aumentan, los vasos sanguíneos se abren más para permitir un mayor flujo de sangre hacia los grupos de músculos grandes, lo que hace que nuestros músculos se tensen y que el cerebro esté en alerta máxima. Las pupilas se dilatan para mejorar la visión. El hígado libera una dosis de glucosa almacenada para aumentar la energía del cuerpo. El sudor se produce para enfriar el cuerpo. Esta reacción en cadena de efectos físicos pasa a preparar al ser humano para reaccionar rápida y eficazmente, lo que le permite manejar la presión del momento. El cortisol es un esteroide natural que eleva el nivel de azúcar en sangre (para que los músculos tengan suficiente combustible) y suprime la inflamación, pero también inhibe el sistema inmunológico. Las hormonas suprarrenales son catabólicas, lo que significa que fomentan procesos biológicos que queman energía y descomponen las estructuras celulares. Si activa las glándulas suprarrenales una y otra vez sin una recuperación suficiente en el medio, su cuerpo se agota y se agota.

El estrés es necesario para que el ser humano siga siendo autosuficiente; para sobrevivir. En la jungla, el anciano conjuró hormonas del estrés cuando era necesario para luchar contra un oso o un tigre, o para sobrevivir a condiciones climáticas extremas. Con una acción defensiva concreta, las hormonas del estrés en la sangre se agotan, lo que conlleva una reducción de los efectos del estrés y de los síntomas de ansiedad. En la vida moderna, algunas situaciones de estrés nos agudizan; Limpia las telarañas de nuestro pensamiento y estimula las facultades para alcanzar nuestro verdadero potencial. Cada etapa de la evolución humana sucedió adaptándose para sobrevivir a condiciones extremas y estresores en nuestro entorno, ya que en este momento el cuerpo está preparado para actuar con mayor fuerza y ​​velocidad mientras la mente está aguda y enfocada. Es necesario el estrés y una respuesta humana al estrés.

Sin embargo, lo que necesitamos ahora es aprender a adaptarnos a nuestro nuevo mundo, a manejar mejor el aumento de estrés más leve pero constante y aprender a liberarnos antes de que nos afecte de manera negativa. Cuando no logramos contrarrestar una situación de estrés, estas sustancias químicas y hormonas permanecen inéditas en el cuerpo y el torrente sanguíneo durante un largo período de tiempo. Esto lleva a una larga lista de síntomas, como músculos tensos, ansiedad desenfocada, mareos y latidos cardíacos rápidos, y obliga a la mente y el cuerpo a un estado de alarma casi constante en preparación para luchar o huir (conocido como respuesta de lucha o huida). .

El estrés acumulado puede aumentar el riesgo de enfermedades psicosomáticas agudas y crónicas, y causar de todo, desde dolores de cabeza, síndrome del intestino irritable, resfriados frecuentes y fatiga, hasta enfermedades como hipertensión, asma, diabetes, enfermedades cardíacas e incluso cáncer. Muchos médicos y psicólogos llegan a decir que entre el 70 y el 90% de las visitas de adultos a médicos de atención primaria son por problemas relacionados con el estrés. **

Cómo el yoga afecta el estrés

Mejora las funciones naturales del cuerpo:

Para recuperarnos del agotamiento asociado con el estrés crónico, debemos hacer cosas que apaguen las hormonas suprarrenales y promuevan la secreción de hormonas anabólicas. Ciertas posturas de yoga, como las inversiones, ayudan a estimular las glándulas del cerebro (pituitaria, pineal). Pasar al estado ALPHA es muy importante. El estado alfa se considera el estado de vigilia ideal, donde alcanzamos el pináculo de nuestro proceso de pensamiento creativo mientras el cuerpo está en un ciclo de curación. El estado alfa se alcanza a menudo durante savasana; pose de descanso final en la práctica del yoga.

La respiración suave, profunda y simétrica, los giros, los estiramientos y las posturas de equilibrio del yoga ayudan a mejorar las funciones naturales del cuerpo, manteniendo la columna vertebral, la casa del sistema nervioso flexible, mejorando el flujo de líquidos en la columna vertebral y estimulando las glándulas y la circulación de la sangre y la linfa en todas partes. el resto del cuerpo. Los músculos se alargan y se liberan toxinas. Pranayam (ejercicios de respiración) y posturas como la del gato, en las que rodamos a lo largo de la columna con la respiración, pueden ayudar a limpiar y limpiar el tejido pulmonar.

El yoga nos ayuda de forma innata a crear equilibrio; conocer nuestros cuerpos, reconocer cuando no estamos equilibrados tanto dentro como fuera de la colchoneta. En un nivel puramente físico, el hatha yoga crea fuerza, flexibilidad y gracia. Parte de la filosofía del Yoga es adoptar el enfoque de fortalecer y curar el cuerpo en el proceso de curar y limpiar la mente. El yoga considera que el cuerpo tiene muchas capas. Las asanas (posturas físicas de yoga) afectan al cuerpo, pero también a estas capas más profundas, en el camino hacia la creación de un yo completo y equilibrado. La práctica de hatha yoga crea un flujo de energía sin obstáculos.

Liberar la tensión:

Las personas estresadas tienden a tener mucha tensión física en sus cuerpos. El yoga ayuda a desbloquear y liberar estas tensiones antes de que se acumulen con el tiempo y se conviertan en condiciones físicas y psicológicas crónicas. A medida que liberamos bloqueos físicos, toxinas y limitaciones del cuerpo, también lo hacemos en mente, espíritu y emociones. Los beneficios de las posturas de yoga (asana), la respiración (pranayama) y la meditación (dhyana) incluyen una mayor conciencia corporal, la liberación de la tensión muscular y una mayor coordinación entre la mente y el cuerpo, lo que conduce a un mejor manejo del estrés y cultiva una sensación general de bienestar. siendo

Durante las posturas de reposo en yoga, como la postura del niño, se libera la tensión abdominal. Esto permite que los órganos internos se relajen promoviendo la respiración profunda y mejorando las funciones digestivas y reproductivas. Este descanso profundo le da al sistema nervioso central el tiempo que tanto necesita en modo ‘para-simpático’ (estado de calma relajada, libre de la respuesta de estrés de “huida o huida”) para recuperarse y rejuvenecer. Crear enfoque a través de una serie de poses corporales específicas también nos ayuda a dejar de pensar en el trabajo y otros factores estresantes.

El aliento:

En condiciones normales, el cuerpo sigue un patrón de respiración natural que es lento y bastante regulado. Bajo estrés, cuando el cuerpo muestra síntomas como tensión muscular, distracciones, ansiedad, hiperactividad y reacciones de enojo, la respiración se vuelve rápida y superficial. Uno tiende a contener la respiración con frecuencia. Con la respiración restringida, el flujo de oxígeno disminuye. Los pulmones no pueden exhalar los aires viciados y las toxinas residuales se acumulan dentro del cuerpo. Los músculos rígidos restringen la circulación de la sangre, por lo que entra menos oxígeno y se eliminan menos toxinas. Esto, a su vez, afecta la regeneración saludable de las células y puede acelerar el envejecimiento y las enfermedades. Los estudios médicos muestran que las células privadas de oxígeno son los principales factores que contribuyen al cáncer, la deficiencia inmunitaria, las enfermedades cardíacas y los accidentes cerebrovasculares. La respiración también afecta nuestro estado mental y, en consecuencia, hace que nuestro pensamiento sea confuso o claro. Alargar y profundizar la respiración en el yoga crea un estado de ser más equilibrado. Un cambio en el patrón de respiración crea un cambio en el proceso metabólico, las emociones, las endorfinas, las reacciones químicas internas y la liberación de hormonas específicas. La mente afecta al cuerpo; el cuerpo afecta la mente.

Conexión mente cuerpo:

La sensibilidad que se obtiene a través de la práctica del yoga ayuda a desarrollar un nivel de habilidad para cultivar, observar y elegir la postura, la respiración, las emociones y la dieta de forma más inteligente. A medida que practicamos, aprendemos a escuchar con nuestro cuerpo. Siempre que experimentamos una emoción, nuestros cuerpos registran esta emoción y la reflejan. La próxima vez que se enoje, estrese o tenga miedo, deténgase y observe exactamente lo que está sucediendo en su propio cuerpo en ese momento. ¿Qué músculos se tensaron? ¿Cómo se ha visto afectada tu respiración? ¿Cómo cambió tu postura? ¿Tu corazón late más rápido? ¿Qué te afecta y por qué? ¿Puedes notarlo cuando sucede?

Con el tiempo, el yoga nos ayuda a dejar atrás los patrones físicos y emocionales no deseados. La práctica del yoga es excelente para brindar recuperación y también puede ayudarlo a lidiar con circunstancias estresantes sin tener una reacción negativa tan fuerte. La atención plena: la conciencia mente-cuerpo cultivada con la práctica del yoga nos permite darnos cuenta de las emociones a medida que surgen; sentir cuál es la causa de la emoción y cómo esa emoción afecta el cuerpo / mente. Como dice Patanjali en sus Yoga Sutras **, ”El yoga reprime las fluctuaciones de la mente”. Ralentiza los circuitos mentales y los patrones de frustración, arrepentimiento, ira, miedo y deseo que pueden causar estrés. No importa la edad, puede liberar traumas pasados, sentimientos de culpa o insuficiencia, negación, patrones de sentirse incapaces de comunicarse o conectarse, patrones de adicción (todo lo cual conduce a más culpa y negación). Necesitamos eliminar estos patrones para mantenernos frescos, o de lo contrario habrá una acumulación, un bloqueo, tanto físico como mental. Necesitamos liberar continuamente estos patrones de sujeción psicosomáticos. A medida que liberamos bloqueos, toxinas y tensión físicamente, también lo hacemos en la mente, el espíritu y las emociones.

La conciencia de adentro hacia afuera y de afuera hacia adentro es necesaria. Ellos son uno en lo mismo. A través de una práctica regular de yoga, desarrollamos un estado de equilibrio de manera constante y esto se traduce en nuestras vidas fuera de la alfombra. Estamos mejor equipados para manejar todo lo que se nos presente en la vida; manejar la vida con más gracia, soltura y presencia, desde un punto de vista más objetivo. Al permanecer abiertos, nos mantenemos en la cima del juego, en el momento, capaces de disfrutar verdaderamente cada día al máximo. La forma en que tratamos con compañeros de trabajo y amigos o familiares se transformará de forma innata. La misma forma en que percibimos las cosas que nos rodean y quiénes somos como persona de un momento a otro se transformará. Nuestro sentido de autopercepción es la raíz de nuestra propia vida. A partir de aquí el mundo que nos rodea toma forma. A medida que nos volvemos más conscientes de nosotros mismos, podemos ser menos críticos, más abiertos, más honestos y tomar las cosas menos personalmente. La verdadera sabiduría proviene del interior, del autoconocimiento y de la lucidez. Si aprendes a calmar tu mente, es probable que vivas más tiempo y con más plenitud, con mejor salud. El yoga y la meditación ofrecen algunos de los mismos beneficios que los antidepresivos, sin los efectos secundarios.

No es de extrañar que el yoga se haya disparado a tal nivel de popularidad. A través de la práctica del yoga comenzamos a encontrar una sensación de plenitud. Nos volvemos más conscientes. Creamos equilibrio en nuestros cuerpos, en nuestras mentes, en nuestras vidas. A medida que evolucionamos individualmente y nos acercamos a un estado de ser auténtico y abierto, también evolucionamos como especie, creando un mundo mejor para todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.