¿Qué es la psicología transpersonal?

La psicología transpersonal es una integración de psicología y espiritualidad. Incluye todos los ámbitos del ser humano, incluidos los ámbitos que van más allá de las palabras y las percepciones. Incluye la conciencia de que somos seres espirituales que viven en cuerpos físicos. Cuando se mezclan sal y agua, la sal no es observable y ya no ocupa espacio, pero se puede saborear como parte del agua. Tal es la experiencia transpersonal, que se expande más allá de los límites y limitaciones del tiempo y el espacio. La psicología transpersonal reconoce la importancia de nuestras personalidades individuales, pero también incluye reinos místicos de experiencia que se extienden más allá de las limitaciones de la comprensión intelectual y la existencia material. La psicología transpersonal no se opone ni contradice otros modelos de psicología. La orientación transpersonal es inclusiva.

La psicología transpersonal no se trata de religión. La religión involucra un sistema de creencias dentro de una estructura institucionalizada, mientras que la espiritualidad simplemente involucra la conciencia experiencial de nuestra existencia más que física. Según Teasdale (2001), “El término espiritualidad se refiere a la búsqueda solitaria de un individuo y al descubrimiento de lo absoluto o lo divino” (p. 10). Creo que muchos de los desafíos que enfrenta nuestra sociedad, tanto a nivel mundial como individual, son el resultado de sentirse separados del verdadero yo, o de la Divinidad. Observar la interfaz entre la psicoterapia y el espíritu puede ayudar a integrar lo que creo que es verdadero e importante en la curación de los seres humanos y la evolución hacia una vida consciente y compasiva.

Cuando miro a la gente de nuestra cultura, me sorprende lo que parece ser un profundo descontento y una falta de paz. Hay una experiencia de sufrimiento que acompaña a no vivir auténticamente en la propia verdad. Creo que la búsqueda constante para satisfacer necesidades que nunca parecen satisfacerse se ha desplazado hacia el dinero, el estatus social y las ganancias materiales. Ver la psicoterapia desde una perspectiva espiritual puede facilitar la satisfacción de necesidades internas, que han sido invalidadas en nuestra cultura. Según el Evangelio de Santo Tomás, Jesús dijo: El Reino de Dios está dentro de ti y está fuera de ti. Cuando lleguen a conocerse a sí mismos, serán conocidos y se darán cuenta de que son ustedes los hijos del Padre viviente. Pero si no se conocen a sí mismos, entonces lo haránbien en la pobreza, y eres tú quien eres esa pobreza. (en Hanh, 1995, pág. xxiii)
Creo que la indagación en nuestro mundo interior es crucial para satisfacer el profundo anhelo que tenemos como seres humanos de estar unidos con lo divino, así como de vivir plenamente como seres humanos. Cuando miramos hacia adentro en la psicoterapia transpersonal, estamos accediendo al verdadero yo. La psicología occidental tradicional, informada por enfoques psicoanalíticos y conductuales, está orientada hacia lo que se percibe como ‘incorrecto’ en el cliente para que las intervenciones puedan ser determinadas e implementadas. El enfoque transpersonal reconoce el valor de categorizar y comprender los síntomas psicológicos, sin embargo, considera la presentación de los problemas como parte de un todo mucho más amplio. Frances Vaughan (1993) afirma: “Una orientación transpersonal no invalida otros enfoques, cualquiera de los cuales puede ser relevante para diferentes personas en diferentes momentos. Sin embargo, exigen un contexto más expandido de lo que suelen construir los enfoques convencionales ”(en Walsh y Vaughan, p. 161). Esta visión más inclusiva enfatiza el proceso de crecimiento. La psicología transpersonal cultiva la conciencia de la sabiduría y la bondad inherentes a los seres humanos, que pueden no ser reconocidas o bloqueadas por patrones de comportamiento aprendidos. Las terapias transpersonales ayudan a facilitar el movimiento natural hacia la curación y el crecimiento al ayudar a descubrir y eliminar estos bloqueos.

Muchas personas consideradas exitosas según los estándares de la cultura occidental se encuentran profundamente insatisfechas e infelices a pesar del éxito material y social. Nuestra sociedad reacciona negativamente ante el más mínimo signo de “infelicidad” o depresión, etiquetándolo como algo “malo”. Este sesgo cultural invalida la búsqueda espiritual que a menudo subyace a estos síntomas. Desde la perspectiva transpersonal, cuestionar y reflexionar sobre la infelicidad y la depresión puede ser el comienzo de una existencia más expandida y holística. La búsqueda de sentido más allá del mundo material abre la posibilidad de vivir de una manera nueva y más profundamente satisfactoria.

El asesoramiento transpersonal se centra en la conciencia del momento presente y en cómo se organiza la experiencia con menos énfasis en la discusión intelectual. Hay una diferencia entre experimentar algo directamente e intelectualizar sobre ello. El terapeuta transpersonal puede incorporar técnicas como la redacción de un diario y las artes expresivas, así como técnicas cognitivo-conductuales como la imaginación guiada y la relajación para acceder a significados más profundos y una comprensión experiencial en lugar de verbal del yo. El asesoramiento transpersonal se centra en el desarrollo interno y las relaciones en lugar de enfatizar las actividades externas y las preocupaciones materiales.

El enfoque transpersonal incluye todos los aspectos del ser humano y ve la mente, el cuerpo y el espíritu como partes de un todo integrado. En lugar de centrarse en reducir los síntomas, el objetivo de la terapia transpersonal es desprenderse de la identificación con roles y comportamientos y darse cuenta de la verdadera identidad de uno. Hay menos enfoque en la resolución de problemas y más en desarrollar y abrir recursos internos y la experiencia de una eseidad auténtica única.

[Un enfoque transpersonal] permite una visión más inclusiva de la posibilidad en la que una persona puede dejar atrás el pasado y vivir más plenamente en el presente. A la luz de la sabiduría perenne de las enseñanzas espirituales, afirma la posibilidad de vivir en armonía con los demás y el medio ambiente, menos impulsado por el miedo y la codicia, y motivado por la compasión y un sentido de propósito. (Vaughan, 1993, pág.161)

La visión transpersonal reconoce que dejar atrás el pasado nos permite vivir más plenamente en el presente y, en última instancia, facilita el acceso a niveles más profundos de sabiduría, creatividad y potencialidad.

Hoy como cualquier otro dia
Nos despertamos vacíos y asustados.
No abras la puerta de tu estudio
Y empieza a leer.
Baja un instrumento musical.
Que la belleza que amamos sea lo que hacemos.
Hay cientos de formas de arrodillarse
Y besa la tierra.
RUMI

Referencias

Hanh, TN (1995). Buda viviente, Cristo viviente. Nueva York: Riverhead Books.

Teasdale, W. (2001). El corazón místico: Descubriendo una espiritualidad universal en el mundo
religiones. Novato, CA: Biblioteca del Nuevo Mundo.

Vaughan, F. (1993). Sanación e integridad: psicoterapia transpersonal. En R. Walsh
& F. Vaughan, (Eds.) Caminos más allá del ego: La visión transpersonal (págs. 160-165).
Nueva York: Tarcher / Putnam.

Walsh, R. y Vaughan, F. (Eds.). (1993). Caminos más allá del ego: la visión transpersonal.
Nueva York: Tarcher / Putnam.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.