El secreto del vacío

Todos solos aquí

Hace varios años tuve una experiencia tranquila pero intensa en la boda de un amigo cercano. Llegué temprano y mientras me sentaba en mi mesa vi a los otros invitados entrar en la habitación. Uno entró eufórico, bailando como un artista en el escenario. Otro estaba retraído, hacia adentro, como si reflexionara sobre alguna tristeza o dolor. Algunos estaban comiendo, algunos hablando, algunos riendo y algunos sentados en silencio.

Pero lo que vi, con una intensidad casi dolorosa, fue que cada uno de nosotros, sin importar lo que estuviéramos haciendo o con quién lo estuviéramos haciendo, estaba esencialmente en nuestro propio mundo. No necesariamente solos, sino solos, nuestros pensamientos, anhelos, nuestro yo en algún nivel central separado de todos los que nos rodean.

Una vez, hace muchos años, mi prima de cuatro años estaba parada en la sala de estar con su madre y su abuela cuando de repente estalló: ‘¡Estoy completamente sola aquí!’. Cuando su madre se apresuró a asegurarle que estaban allí con ella en la habitación, ella respondió: “No, aquí. Estoy completamente solo aquí ‘.

Todo ser humano experimenta esta soledad esencial. A veces no nos damos cuenta en absoluto y, a veces, la conciencia, como la de mi primo, es profunda. Pero sea cual sea el caso, siempre está ahí.

Lo que oculta revela

La Cabalá explica que en verdad no hay nada más que Di-s. Todo lo que existe, ya sea físico o espiritual, es simplemente una expresión muy limitada de su Creador, algo así como cada uno de tus pensamientos y acciones es una pequeña expresión de ti.

La luz infinita de Di-s, como su nombre lo indica, es abrumadora, llenando cada espacio. Si no se silencia, esta luz que todo lo abarca haría imposible que exista cualquier otra cosa, al igual que un rayo de luz no puede existir como una entidad separada dentro del cuerpo del sol. Entonces, para permitir la Creación en todos sus detalles y formas ilimitados, Di-s tuvo que ocultar Su propia luz infinita. Este ocultamiento, conocido como tzimtzum, es lo que nos permite ser. Y más, nos permite experimentarnos a nosotros mismos como reales, sólidos y el centro de nuestro universo.

Esta ‘Gran Mentira’, esta ilusión central de soledad y solidez, es lo que nos permite existir como seres humanos separados y únicos. En su estado crudo y no rectificado, nos separa de la verdad. Pero, en última instancia, estamos destinados a ver a través de las paredes, trascender la ilusión y realizar nuestro potencial como expresiones excepcionalmente magníficas de lo Divino.

El sonido del vacío

La ilusión es poderosa, pero no total. Si estuviéramos completamente separados de la conciencia de lo que hay más allá, lo más probable es que estaríamos perfectamente contentos. No habría ninguna razón para cuestionarnos a nosotros mismos o nuestra existencia, ningún impulso para experimentar más continuamente.

Pero no estamos completamente aislados. Un destello de la luz infinita de antes de la Creación rodea e impregna a cada persona que camina sobre esta tierra. Esta luz es lo que nos da la profunda sensación de que hay algo más ahí fuera. Solo que el algo no siempre se siente como algo real. A menudo se siente como algo que falta, un vacío.

Este vacío, esta falta, se cierne al borde de nuestra conciencia, amenazando nuestro cómodo sentido de solidez y trayendo consigo un anhelo esencial de…. bueno, por algo. Algo más.

Esta sensación de que algo falta es en realidad el destello de algo que está allí, pero demasiado vasto y sorprendente para ser percibido por nuestros sentidos ordinarios. Pero como seres físicos en un mundo físico, no estamos naturalmente inclinados a relacionarnos con él de esta manera esotérica. De hecho, lo no físico con demasiada frecuencia nos hace sentir vulnerables e incómodos. Entonces, en lugar de permitir que nuestros ojos se adapten lentamente a esta luz más sutil, evitamos la experiencia por completo o buscamos llenar el vacío con cosas físicas.

La conciencia sutil del vacío nos empuja implacablemente hacia el próximo colmo, el próximo éxito, la relación más emocionante, el juguete más grande y llamativo. Los sentimientos que desencadena, como tristeza, depresión, ansiedad o insatisfacción, nos llevan a comer demasiado, beber demasiado, trabajar demasiado, gastar demasiado, necesitar demasiado; en resumen, lo que sea necesario para evitar enfrentar la insustancialidad amenazante de todo.

Pero, por más incómodo y amenazador que pueda sentirse, si está dispuesto a enfrentar la incomodidad, a dejar de correr y escuchar, puede comenzar a explorar el secreto del vacío, para expandir su capacidad de ver y escuchar cosas que se encuentran fuera de su cuerpo. rango normal.

Como un hermoso sueño cuya impresión perdura, como una canción que despierta recuerdos y sentimientos de antaño, como un perfume que perdura débilmente en el aire, la música del vacío puede despertar recuerdos olvidados y abrir tu corazón. Puede hablarte de dónde vienes, adónde estás destinado a ir y quién estás destinado a ser.

Un nivel de vida más profundo

En hebreo, cada letra del alfabeto tiene una gematría, un equivalente numérico. Siempre que las letras de una palabra sean numéricamente equivalentes a las letras de una palabra diferente, apunta a una relación secreta entre las dos.

Es fascinante saber que la palabra hebrea para vacío, jalál, es exactamente numéricamente equivalente a la palabra jaim, que significa vida.

El mensaje es simple. Al estar dispuesto a aceptar la vulnerabilidad, a dejar de huir y, en cambio, permanecer presente y expandir su capacidad de ver, puede comenzar a reconectarse con lo que se le ha ocultado, la parte de usted que está más verdadera e infinitamente viva.

Comer en la cama: mantener la ilusión de ser sólido

La mayoría de las noches, después de haber terminado con las tareas del día, me recompensa metiéndome en la cama y relajándome bajo las sábanas con un libro. Se siente seguro y acogedor, tranquilizadoramente sólido y seguro. Y para mejorar aún más la sensación reconfortante, casi siempre me llevo un pequeño bocadillo antes de dormir. De hecho, a veces tomo más de uno.

He estado haciendo esto durante muchos años y, como es el caso de los hábitos más profundamente arraigados, me he apegado más que un poco.

Recientemente decidí dejarlo. Dejé de comer en la cama y, al hacerlo, descubrí que mi reconfortante hábito había sido tapar el sonido del vacío. Las percepciones y sensaciones que comencé a experimentar no eran necesariamente cómodas. De hecho, las cosas nuevas y más importantes rara vez lo son. Pero fueron gratificantes y profundos.

Como seres físicos, estamos preparados para buscar la permanencia y la estabilidad. Pero la mala noticia, la paradójica, es que las cosas físicas son inherentemente inestables e impermanentes. Enfrentarse cara a cara con este hecho puede dar miedo. Puede sentirse, de hecho, como flotar sobre un vacío oscuro y sin forma. Es importante recordar que esta oscuridad es realmente una forma de luz mucho más vasta y brillante, una que es simplemente demasiado grande para que nuestros sentidos la contengan.

Muchos de nosotros nos pasamos la vida intentando bloquearlo, huir de la oscuridad o crear estabilidad y solidez aferrándonos a cosas que son intrínsecamente inestables. Sin embargo, esto no hace nada para cambiar la oscuridad, ni para expandir nuestra capacidad de ver. Seguimos atrapados en un mundo de lucha e ilusión. Pero si, en cambio, entrenamos nuestros ojos, poco a poco, para ver la luz oculta, para escuchar la música sutil, podemos comenzar a liberarnos, y a usar esta libertad para hacer una diferencia en nuestras propias vidas y en la vida. vidas de quienes nos rodean.

¿Come en la cama?

Ya sea que coma en la cama o no, estoy seguro de que hay cosas que hace para bloquear la incomodidad del vacío. Tal vez coma, beba, trabaje o duerma demasiado. O quizás te consueles tener opiniones muy fuertes, hacerte sentir más grande y más sólido al tener razón, criticar, culpar o quejarse. Tal vez intente perderse en una relación, o tal vez evite la vulnerabilidad que trae una relación íntima.

Hagas lo que hagas, de vez en cuando, simplemente no lo hagas. En cambio, permítase estar abierto a algo, cualquier cosa, que desafíe la forma en que ha visto las cosas hasta ahora. Pasar sin esa galleta extra, esa copa de vino o la necesidad de demostrar su punto puede traer sentimientos o percepciones que tienen algo importante que decirle. Renunciar a un hábito protector es una de las formas más poderosas de expandir su capacidad para ver y escuchar lo que el hábito está ocultando. Así que escuche y aprenda, o mejor aún, haga algo que refleje una nueva forma de ser superior.

Tal vez puedas permitirte ser vulnerable ante otra persona en la que normalmente estarías a la defensiva, para escuchar realmente en lugar de defender. O tal vez puede tomarse una hora fuera del trabajo para sentarse con sus hijos y sonreírles a los ojos, sin tener que lograr nada en absoluto. Aprende algo de Torá, da algo de caridad o tómate unos minutos para abrir tu corazón a tu Creador. Estas cosas traen más luz Divina a la oscuridad y expanden su capacidad para experimentar esa luz en su vida diaria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.